Sabías que…

Tras años de caída en picado, la Política de Cooperación española se encuentra en mínimos y a la cola de Europa. Los Presupuestos Generales del Estado 2019 son una oportunidad para revertir esta situación y dar la vuelta a los datos.

  • España sigue situada a la cola de Europa en cooperación. En la Europa de los 15 ocupamos el puesto 14, solo por delante de Grecia.
  • España destinó en 2017 tan solo un 0,19% a cooperación. Lejos de su compromiso de avanzar hacia el 0,4% para el año 2020 y de alcanzar el 0,7% en el año 2030.
  • La política de cooperación ha sido la política pública más recortada (más de un 70%, un porcentaje que aumenta hasta casi 90% en el caso de la ayuda humanitaria). Tales recortes han supuesto importantes consecuencias para la vida de las personas más vulnerables
  • En el último año, según datos del AidWatch, España ha registrado la caída más acusada en Europa: un 45% en fondos para cooperación.
  • Actualmente, los fondos públicos que gestionan las ONG dependen única y exclusivamente del compromiso de la ciudadanía puesto que provienen de la recaudación de la casilla de fines sociales en la declaración de la renta. La ciudadanía española es la segunda, tras la sueca, que más valora esta política pública. De hecho, durante la crisis, el apoyo ciudadano ha aumentado un 45%, según el informe del sector de ONGD 2017.
  • Los fondos destinados a ayuda humanitaria se han visto recortados un 90% hasta casi su desaparición. Mientras esto ocurre, millones de personas necesitan asistencia humanitaria urgente debido a conflictos o a emergencias causadas por catástrofes naturales.