Por la igualdad, somos COMERCIO JUSTO

Compártelo:

El Comercio Justo nació en los años 60 bajo la reivindicación de “Trade, not aid / Comercio, no ayuda” con la finalidad de combatir la pobreza y desigualdades globales.

Así, ante las lesivas prácticas comerciales del sistema globalizado, el movimiento propone un modelo de comercio alternativo, con unas normas y objetivos claramente diferentes y que sea justo para todas las partes que entran en juego cuando se produce un intercambio comercial.

El Comercio Justo añade valores éticos que abarcan muchos aspectos incluidos los ecológicos, los sociales o la igualdad de género y contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones en el comercio y garantizando los derechos de las personas productoras y trabajadoras.

Hoy es un sistema comercial consolidado que cuenta con sus instituciones reguladoras, organismos de certificación, más de 2000 organizaciones productoras en más de 75 países, 500 organizaciones distribuidoras y más de 4000 tiendas especializadas.

Para seguir celebrando la lucha por un modelo de comercialización justa, el 14 de Mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo. Este año con el slogan “Por la igualdad, somos Comercio Justo”.

A pesar de que, al menos en el plano legal, 185 países tienen la igualdad de género incorporada en sus constituciones y 187 países han firmado la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (según ONU Mujeres), todavía a día de hoy, en 18 países los maridos pueden impedir legalmente que las esposas trabajen, en la mayoría de los países, las mujeres a menudo ocupan empleos infravalorados y mal remunerados y tienen más dificultades de acceder a la educación, la formación profesional o a oportunidades de trabajo. Su poder de negociación y toma de decisiones es limitado.

Se calcula que las mujeres propietarias de terrenos son solo el 13%. Sin embargo, constituyen aproximadamente el 43% de la mano de obra agrícola de los países en desarrollo. En el norte de África, por ejemplo, las mujeres solo acceden a menos de 1 de cada 5 empleos remunerados en el sector no agrícola. En Asia, de media, las mujeres tienen un 70% menos de probabilidades que los hombres de incorporarse a la fuerza laboral, y las mujeres sólo ocupan el 12% de los puestos de las juntas directivas en empresas de todo el mundo y el 24% en la alta dirección.

La Organización Mundial del Comercio Justo publicó una nueva Política de Género, que obliga a las entidades a tomar medidas concretas para garantizar la igualdad de género. Además, ofrece directrices sobre cómo hacerlo. Así, actualmente podemos decir que entre las entidades miembro de la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO), el 52% están dirigidas por mujeres (frente al 9% en el comercio convencional). Además, muchas organizaciones de Comercio Justo desarrollan medidas complementarias: prestaciones específicas, fomento de la educación de las hijas e hijos (becas, escuelas, transporte…),  talleres sobre igualdad y derechos de las mujeres, iniciativas para evitar la violencia de género, etc.

La exposición “Empoderadas. Mujeres del Comercio Justo” que estará disponible entre el 9 y 22 de Mayo en Geltoki, abrirá la celebración con relatos de mujeres de cooperativas de Comercio Justo de Guatemala, Marruecos e India.

14 de Mayo, Día Mundial del Comercio Justo, porque un modelo de comercio justo y sostenible es posible. #EsHoraDeCooperar

Ángel Gainza (Alboan), Ana Belloso (Intermon Oxfam), Sandra Larrainzar (Fundación Adsis), Sandra Elhur (Pueblos Hermanos), Banesa Cisneros (SETEM Navarra).

close

Suscríbete a nuestro boletín