El acceso a agua segura, clave para acabar con la desnutrición

Compártelo:

El acceso al agua y saneamiento es uno de los mayores retos del siglo XXI. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 844 millones de personas en el mundo carecen de acceso a un agua segura y 2.300 millones de personas no tienen acceso a instalaciones sanitarias básicas. En consecuencia, cada año alrededor de 4 millones de personas, la mayoría niñas y niños, mueren por enfermedades relacionadas con agua y saneamiento.

Los programas de Acción contra el Hambre de agua, saneamiento e higiene tienen como objetivo la prevención de la desnutrición y el desarrollo de enfermedades relacionadas con el agua, tanto en situaciones de emergencia como en contextos de post-emergencia o desarrollo.

En esta línea, Acción contra el Hambre ha llevado a cabo recientemente una investigación junto a la London School of Hygiene Tropical Medicine, y la Universidad de Cheikh Anta Diop of Dakar en colaboración con el Ministerio de Salud de Senegal, sobre el impacto sanitario que podría tener la distribución de un Kit de Agua Saneamiento e Higiene para mejorar la eficacia del tratamiento de niños y niñas con desnutrición aguda.

Se basa en la hipótesis de que añadir un paquete que incluya productos para el tratamiento del agua en el hogar, un contenedor de almacenamiento de agua segura, y un protocolo de promoción de la higiene podría mejorar la gestión comunitaria de la desnutrición aguda.

Se estima, que actualmente 17 millones de niñas y niños sufren desnutrición aguda severa. En el caso de países como Senegal y otros del Sahel, los casos de desnutrición aguda en niñas y niños sin complicaciones se tratan de forma ambulatoria desde casa. Esto ha aumentado la cobertura y reducido los costes del tratamiento. Sin embargo, el paso del tratamiento de los centros de salud a los hogares, acentuado con la Covid-19, ha provocado que este se lleve a cabo en un entorno, que, por lo general, está menos controlado en lo que al riesgo de infecciones se refiere, entre otras cosas, por el agua contaminada o las prácticas insuficientes de higiene.

Este estudio tiene como objetivo recopilar pruebas del impacto de la distribución de kits de agua, saneamiento e higiene en los hogares, y cómo esto podría prevenir el riesgo de infección en estos casos y reducir los riesgos del tratamiento ambulatorio de la desnutrición aguda.

Es sólo un ejemplo de cómo el acceso a agua segura puede evitar enfermedades. Ejemplo también de que no podemos luchar contra la desnutrición sin abordar las enfermedades que contribuyen a ella.

Como parte de un enfoque integrado del hambre, desde Acción contra el Hambre se facilita el acceso a agua segura, saneamiento e higiene a las comunidades necesitadas en todo el mundo. #EsHoraDeCooperar.

Iñaki San Miguel Pascual. Delegado de Acción contra el Hambre en Navarra y Euskadi, entidad de la Coordinadora de ONGD de Navarra

close

Suscríbete a nuestro boletín