Una ola de «Greenwashing» está contaminando el mercado de las finanzas «sostenibles» de Europa.

Compártelo:

Y mientras tanto, los bancos éticos dan más créditos a particulares y empresas, batiendo a las finanzas tradicionales.
Datos extraídos de una investigación de Fondazione Finanza Etica

El crédito está cobrando un papel cada vez más importante dentro de las actividades de los bancos éticos europeos, que han conseguido seguir financiando la economía social y solidaria durante la pandemia. En 2019, el 76,44% de los activos totales de los bancos éticos europeos se dedicó a la concesión de crédito a particulares y empresas. Los bancos tradicionales, sin embargo, centraron su actividad en las inversiones financieras, la venta de acciones y la compra de participaciones en empresas. En su caso, la actividad crediticia correspondió apenas al 38,7%. También destacaron las cooperativas de crédito, en las que la actividad de crédito representó casi el 60% de la actividad total.

Esto se deduce del Cuarto Informe sobre las finanzas éticas y sostenibles de Europa, publicado por la Fundación Finanzas Éticas y Fondazione Finanza Etica, que ha analizado la actividad de los 4.500 bancos que operan en el área euro.

El crecimiento de los bancos éticos

En los últimos diez años, los bancos éticos han crecido más que el conjunto del sistema bancario europeo, mientras que las cooperativas de crédito se colocan a un nivel de crecimiento intermedio que aún es considerablemente superior al del sistema bancario. El análisis de la investigación de Fondazione Finanza Etica revela que los préstamos y depósitos de los bancos éticos han crecido extraordinariamente: una media anual del +10,16% y del +10,84% respectivamente entre 2009 y 2019.

La normativa europea sobre finanzas sostenibles y el blanqueo ecológico

El «Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea», publicado en 2018, es el instrumento normativo que debería hacer las finanzas europeas más sostenibles, transparentes, inclusivas, ecocompatibles y capaces de luchar contra el cambio climático. El 10 de marzo de 2021 se dio el primer paso formal de este Plan de Acción con la entrada en vigor del Reglamento UE 2019/2088 sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros (Sustainable Finance Disclosure Regulation o SFDR). Pero este marco normativo está en evolución constante. Aún no se ha llegado a un acuerdo sobre qué sectores productivos pueden considerarse verdaderamente «sostenibles». La decisión se ha aplazado a después del verano de 2021, principalmente a causa del desacuerdo entre algunos Estados miembro sobre la aceptación o no del gas natural y la energía nuclear.

Los fondos de inversión sostenible que seleccionan las acciones en las que invertir siguiendo criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) existen desde hace por lo menos 20 años, pero siempre han sido un nicho. En 2020, representaban aproximadamente el 3,3% de las inversiones totales realizadas a través de fondos en Italia.

Los fondos éticos se distinguen de los sostenibles porque, a priori, excluyen todas las inversiones en sectores controvertidos, como el de fuentes fósiles de energía, el armamentístico o el de cultivo intensivo, y seleccionan las empresas y los estados en los que invierten en base a un riguroso análisis de los impactos sociales y ambientales.

Artículo completo

Fuente: Fiare Banca Etica

close

Suscríbete a nuestro boletín