Estás en recursos e informes : Recursos      
Junio de 2009
Guía para la armonización de criterios
Más información:

Guía para la armonización de criterios para convocatorias públicas de subvenciones de las entidades de cooperación descentralizada para proyectos de cooperación y educación para el desarrollo.

Introducción:

Tradicionalmente la ayuda al desarrollo fue entendida como una materia incluida en las relaciones internacionales y, por consiguiente, propia de los gobiernos estatales que la ejercían de forma directa o a través de instancias internacionales, lo que permitió sustentar durante mucho tiempo la exclusión de otras administraciones públicas del ámbito de la cooperación internacional. Esta interpretación está fundada en una lectura restrictiva de la noción “relaciones internacionales”, atribuidas en nuestro sistema político al Estado con carácter exclusivo, según recoge el Art. 149.1 de la Constitución de 1978. Junto a ello, se realiza una interpretación generosa del preámbulo de la Constitución Española, donde se recoge la voluntad de la nación española de “colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra”, lo cual hizo posible que la Ley 23/1998 de 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo, acabara otorgando carta de naturaleza a la intervención de los entes subnacionales en el ámbito de la cooperación, contribuyendo así a la materialización en nuestro derecho de la denominada cooperación descentralizada (CD). Desde entonces se constata el aumento absoluto y relativo de la CD y su creciente importancia en el conjunto de la ayuda oficial al desarrollo (AOD), así como la necesidad de la coordinación e impulso de estrategias homogéneas, la mejora de la calidad técnica y aumento de la transparencia de las políticas de cooperación de las entidades de cooperación descentralizada (comunidades autónomas y entidades locales), desde ahora ECD.

El grupo de Coordinadoras Autonómicas de la Coordinadora de ONG de Desarrollo-España, formado por todas las coordinadoras autonómicas miembros de la Coordinadora, detectó desde sus inicios la necesidad de trabajar hacia la definición de las bases para la armonización de criterios en la entonces incipiente ayuda al desarrollo descentralizada.

En este contexto se enmarca la elaboración del presente documento que quiere servir de guía a las entidades de cooperación descentralizada a la hora de materializar su ayuda al desarrollo, en convocatorias específicas de subvenciones para ONGD en materia de cooperación internacional y educación para el desarrollo y sensibilización. Esta guía pretende facilitar las relaciones entre las ECD y las ONGD, excesivamente centradas en las variables casuísticas de las administraciones de los proyectos, involucrando a la administración pública local en los contenidos intrínsecos de la acción solidaria. Por tanto, el objetivo final de este documento es adaptar la gestión administrativa a las características propias de los procesos de desarrollo. Para ello, el documento se ha estructurado en dos partes: una primera sobre Políticas de cooperación, que se ha priorizado frente a una segunda de Criterios de las bases generales y las convocatorias, al considerar que este apartado es el que debe cobrar relevancia en la armonización de criterios, dada la diversidad de entidades de cooperación descentralizada. Por este motivo, se ha intentado equilibrar el desarrollo de aspectos y criterios generales útiles para todo tipo de entidades, y niveles más detallados que puedan tener componentes más operativos.

Consideramos que cualquier instrumento para la realización de actividades de cooperación y educación al desarrollo debe contemplar unos criterios mínimos, y que es importante tener en cuenta que muchos aspectos no se pueden generalizar a todas las administraciones públicas, ya que las dimensiones y los recursos tanto humanos como presupuestarios son totalmente diferentes. En todo caso, vemos necesario recalcar la importancia de que en cualquier entidad de cooperación descentralizada exista al menos una persona que realice las labores de estudio, adjudicación, seguimiento y evaluación de las subvenciones, y que dicha persona tenga la formación suficiente para ello. Se trata, por tanto, de una guía flexible, dada la dificultad que existe por la heterogeneidad de la cooperación al desarrollo, así cómo por las especificidades de las distintas entidades. Es decir, es esencialmente orientadora, y en todo caso establece unos mínimos que pueden adaptarse a las diversas circunstancias que en cada caso puedan darse.


Para descargar... Bookmark and Share

Anteriormente: