NOTA DE PRENSA: Las ONGD niegan el “impulso” a la cooperación anunciado por el Gobierno de Navarra

La Coordinadora de ONGD de Navarra desmiente las declaraciones del Vicepresidente de Derechos Sociales y denuncia la falta de compromiso del ejecutivo foral con las políticas de cooperación al desarrollo y el incumplimiento de su acuerdo programático. El Gobierno sólo está invirtiendo la mitad de lo comprometido.

El pasado martes 6 de marzo el Vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, realizaba declaraciones en comparecencia parlamentaria anunciando el impulso político que desde el Gobierno de Navarra se está realizando a la cooperación al desarrollo. Según sus declaraciones, “entre 2015 y 2018 se ha duplicado el presupuesto del Gobierno en ayuda oficial al desarrollo, pasando de 4 millones a 8,3 millones”.

Desde la Coordinadora de ONGD de Navarra (CONGDN) queremos denunciar que duplicar algo tan reducido no es recuperar la inversión en cooperación, más aún cuando el compromiso del Gobierno de Navarra era llegar al 0,5% del Presupuesto, muy lejos del 0,19% actual (0,23% según cálculos del Gobierno de Navarra) y más aún de la histórica reivindicación del 0,7%. Cuando se toma como referencia el nivel de gasto más bajo de toda la historia, hablar de “duplicar” la partida suena a interpretación interesada de los datos, pero no a recuperación real de la inversión con las personas más desprotegidas. Pasar de invertir un euro a invertir dos también es duplicar, pero ello no implica ni esfuerzo, ni compromiso.

En este sentido la Coordinadora entiende que en el marco del acuerdo del cuatripartito el presupuesto 2018 debiera reflejar 0,4% del presupuesto, si alcanzar su compromiso es la voluntad, que traducido en euros se sitúa en los 16,6 millones de euros, con lo que el titular más adecuado sería que el Gobierno de Navarra invierte en cooperación la mitad de lo comprometido.

Para la Coordinadora de ONGD esta falta de compromiso presupuestario con la cooperación al desarrollo tiene muy graves consecuencias sobre las personas más desprotegidas. La desinversión tiene una faceta humana. Tan sólo hay que multiplicar o dividir. Con el presupuesto comprometido pero que no se ha aportado podríamos disponer de:

 Con un proyecto de cooperación de 450.000 € se puede alcanzar a unas 15.000 personas, esto llegaríamos a realizar acciones que favorezcan la calidad de vida de 278.551 personas o,

 Facilitar el tratamiento completo contra la desnutrición para 195.000 niños y niñas durante un año o,

 Vacunar contra la polio a 16.070.238 niños y niñas o,

 O suministrar de agua potable durante un mes a 5.949.000 niños y niñas, entre otras.

En definitiva, una política pública sin dotación presupuestaria es una política difícil de ejecutar y que deja atrás un claro compromiso de transformación.

Por otro lado y como entidad que aglutina a la gran mayoría de las organizaciones del sector presentes en Navarra, la Coordinadora reclama asimismo una participación fluida y estable en el diseño de las políticas y actuaciones que tienen que ver con la cooperación al desarrollo. Una interlocución válida que sirva para lograr el mayor consenso posible, que permita avanzar en positivo y mejore la situación de millones de personas en todo el mundo.

Por todo ello, pedimos una reflexión sincera al Gobierno de Navarra, que se aleje del marketing y la propaganda y apueste de manera real y efectiva por las personas más desfavorecidas. No estamos hablando de números, hablamos de personas en situación de desigualdad, de miseria, de pobreza extrema, de explotación, de desnutrición… Es cuestión de voluntad política y de cumplir con lo que se ha prometido a la ciudadanía.