8 de septiembre, día de las personas cooperantes: exigimos compromisos a la altura de los retos humanitarios

Ante la ausencia de políticas públicas que garanticen los derechos humanos, el acompañamiento de las ONG es determinante para la vida de millones de personas en todo el mundo

El planeta afronta la peor crisis humanitaria de refugio y migración desde la II Guerra Mundial, 20 millones de personas se encuentran al borde de la hambruna, numerosos conflictos se enquistan y otros no acaban de cerrarse aún con acuerdos de paz firmados. Sin políticas integrales que enfrenten las causas de la pobreza, la desigualdad y el maltrato del planeta solo se conseguirán respuestas limitadas. La cooperación internacional es una pieza más de un complejo engranaje en el que todas las políticas deben ser coherentes entre sí para garantizar un desarrollo sostenible.

La cooperación contribuye, pero no soluciona por sí sola. Contribuye sobre todo cuando cuenta con los recursos adecuados y se orienta claramente a la erradicación de la pobreza. Lamentablemente, en estos momentos, la política de cooperación española se encuentra en sus mínimos históricos  y a la cola de Europa, a pesar de la recuperación económica.

  • De la importancia del trabajo de las ONGD navarras basta un dato bien significativo: llegamos con nuestros proyectos a 2 millones y medio de personas, la mayoría, por medio de ONGD federadas en la Coordinadora, cuyo directorio 2017 recopila un trabajo múltiple y plural.
  • Si hablamos del conjunto de las ONGD federadas en la Coordinadora española trabajamos con 35 millones de personas en 105 países en los que realizamos más de 600 proyectos de desarrollo (según datos del Informe del Sector de 2016).
  • Las organizaciones y personas con quienes trabajamos destacan la importancia del acompañamiento de la cooperación en momentos complejos en los que las políticas públicas olvidan los derechos de la ciudadanía.
  • La cooperación española tan solo alcanza un 0,21% de la RNB, un porcentaje que no se corresponde con peso que el país pretende tener en el mundo.
  • Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 serán una oportunidad para comprobar si el gobierno da un giro de timón y recupera esta política. Exigimos que se alcance un 0,3% en los próximos presupuestos.
  • Y en Navarra, en la que la semana de viene se acuerda el techo de gasto, queremos recordar nuestra propuesta al Gobierno en relación a su compromiso del acuerdo programático de destinar el 0,5% del presupuesto a cooperación en 2019. La consecución de esa cifra, y la solidaridad internacional sostenida, requiere ya situarse en el 0,4 en los presupuestos del próximo año. En 2017 el presupuesto de cooperación supone un 0,17% del presupuesto total.