25 años trabajando con transversalidad de género en Nicaragua

En el marco de la Campaña “16 días de activismo contra las violencias de género” promovida por Naciones Unidas y financiada por la AECID en la que está participando la Coordinadora….hemos aprovechado para realizar varias entrevistas a organizaciones de otros países con los que habitualmente trabajamos.

Es así como hemos entrevistado a ODESAR (Organización para el Desarrollo Económico y Social para el Área Urbana y Rural de Matagalpa, Nicaragua) que cumple 25 años de trabajo.

Se trata de una asociación civil sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es desarrollar programas que permitan la atención de los grupos más empobrecidos e históricamente marginados.

Vinculada a los poderes locales, como estrategia para su fortalecimiento, prioriza proyectos que combaten la pobreza extrema a la que han sido sometidas las personas campesinas, estableciendo para ello como prioridad una relación directa con las mujeres.

Trabaja con un enfoque de seguridad alimentaria nutricional, con género, medio ambiente y participación ciudadana como ejes trasversales.

ODESAR IMG_0961Marcia Avilés Páez, directora de ODESAR nos explica que la actividad realizada por ODESAR ha consistido en un taller que llevaba por título “Educación para el Desarrollo en el marco de los 16 días de activismo en contra de la violencia de género, específicamente el acoso en calles y caminos rurales”. Participaron 40 mujeres, tanto jóvenes como mayores, indígenas, de 10 comunidades. Trataron temas como el género y los derechos humanos, la comunicación asertiva, el liderazgo proactivo y la construcción de la agenda de las mujeres en el municipio de San Ramón.

ODESAR IMG_0890 (1)

 

 

“Levantarse a las 3 de la mañana para asistir a los talleres de formación” nos cuenta Sonia Valdivia

Tiene 45 años, aunque su rostro curtido por el sol y el trabajo duro del campo, la hacen aparentar más edad. – Me integré en la Unión de Mujeres de San Ramón, para tener ese logro de estar organizada y aprender sobre los derechos y los deberes que tenemos las mujeres. También para mejorar yo como persona, hablar y comunicarme mejor, no tener vergüenza por ser mujer… cuidarme, cuidar mi cuerpo… sobre todo saber identificar cuándo estamos siendo víctimas de violencia… todas lo sufrimos, pero antes no lo sabíamos. Creíamos que eso era normal. Cuando nos regañan, nos empujan, nos gritan, no nos dejan el real para la comida, o ir a reuniones… eso para mí quedó atrás, ahora conozco mis derechos y aprendí a negociar con mi esposo y con mi familia. Es otro mundo aprender y poder compartir esos saberes con las amigas y compañeras en la comunidad– afirma.

En mi comunidad, ha habido casos de violencia, porque no tenemos transporte. Tenemos que caminar como 2 kms, hasta Los Limones, ahí pasa el bus y ahí está la escuela, entonces los hombres se esconden en el camino y les salen a las muchachas que van a estudiar, con intenciones de violarlas. No han logrado su fin, porque otras jóvenes corren y avisan, entonces llegamos nosotras a socorrerlas, ya denunciamos y un sinvergüenza está preso – asevera.

Un logro importante ha sido la Agenda que entre todas elaboramos, con el apoyo de ODESAR. Conocemos nuestras necesidades, pudimos darles orden y presentarlas a las autoridades del municipio. Ahora la esperanza es que nuestras demandas sean escuchadas y se conviertan en respuestas. No crea, ha sido difícil, tengo que mañanear para ir a los talleres, levantarme como a las 3 de la mañana para hacer algunos oficios, nesquizar maíz, palmear las tortillas, dejar arroz y frijoles hechos, después caminar como 1 hora y media, todavía oscuro, agarramos el bus en Los Limones, para después llegar al empalme y después a San Ramón a las 8 de la mañana y de allí al Centro donde recibimos la capacitación. Son 2 días y medio que pasamos allá, pero es bien alegre, porque compartimos, conocemos a mujeres de otras comunidades y nos olvidamos de todo, cantamos, bailamos y también hacemos meditaciones. Es bonito- sonríe como colofón a la entrevista.

(Nesquizar: preparar el maíz para las tortillas, cociéndolo con ceniza)